sábado, 28 de diciembre de 2013

8o JNC de Hipertensión Arterial (2014)


Recomendación 4

En la población general de 18 años o más,  con enfermedad renal crónica (ERC), se debe  iniciar tratamiento farmacológico para disminuir la PAS con valores de 140 mm Hg o más  o con diastólica de 90 mm Hg hasta alcanzar valores de PAS de menos de 140 mm Hg y PAD de menos de 90 mm Hg (opinión de expertos grado E).  

viernes, 27 de diciembre de 2013

8o JNC de Hipertensión Arterial (2014)


Recomendación 2

En la población general de 30 a 59 años, se debe iniciar tratamiento farmacológico con cifras de PAD de 90 mm Hg o más hasta alcanzar una PAD de menos de 90 mmHg (Recomendación grado A para 30 a 59 años – Opinión de Expertos para 18 a 29 años).


Recomendación 3

En la población general de MENOS de 60 años, se debe iniciar tratamiento farmacológico con una PAS mayor de 140 mm Hg y lograr una PAS de menos de 140 mm Hg. (Opinión de Expertos. Grado E).

jueves, 26 de diciembre de 2013

Octavo JNC de Hipertensión Arterial (2014)

Recomendación 1

En la población general de 60 años o más , se debe iniciar tratamiento  farmacológico con tensión sistólica de 150 o más  o diastólica de 90 o más  y se debe tratar hasta lograr una meta de menos de 150  de sistólica o de  menos de 90 de diastólica (Recomendación grado A)

Recomendación adicional

En la población general de 60 años o más, si el tratamiento farmacológico lleva a un nivel de presión arterial sistólica menor de 140 mm Hg, es bien tolerado y no se observan efectos adversos  sobre la salud o sobre la calidad de vida,  no se requiere ajustar la terapia   (Opinión de expertos Grado E)  . 

viernes, 13 de diciembre de 2013

El paciente anciano en consulta: El examen físico




§       El espacio físico debe garantizar la comodidad, la seguridad y la tranquilidad del paciente.

§    La presencia de un familiar o un profesional de enfermería contribuye a disminuir las prevenciones del paciente anciano respecto a la transgresión de su intimidad y/o sus referentes culturales, apreciaciones o creencias.

§  Antes de practicar los procedimientos que se desarrollan en el marco del examen físico se debe informar al paciente acerca de las sensaciones o molestias que puedan generarse a partir del mismo, especialmente los que tienen que ver con la intimidad de la persona.

§  El examen clínico debe llevarse a cabo en sentido céfalo caudal, agotando cada uno de los órganos y sistemas corporales.

§  La observación del paciente proporciona valiosa información acerca del estado general, el funcionamiento del organismo y la posibilidad de deterioro físico, psicológico y funcional.

§  El peso y la talla son un buen reflejo del estado nutricional y pueden alertar a médico acerca de la existencia de enfermedades crónicas o degenerativas graves.

§  Las cifras normales de tensión arterial deben ubicarse por debajo de 120/80 mm Hg, sin embargo, en personas mayores pueden aceptarse valores menores hasta 150/90 mm Hg (VIII JNC, 2014)

§  La frecuencia cardiaca tiende a disminuir con la edad, la amplitud del pulso puede aumentar con el paso de los años.

§  La frecuencia respiratoria puede encontrarse aumentada en los pacientes mayores, sin embargo, en presencia de valores por encima de 24 a 30 debe descartarse la existencia de patología de base.

§  La temperatura del paciente también puede encontrarse disminuida, aún en casos de infección, por lo que tienen más importancia los cambios en la línea de base que el valor absoluto.

§  El dolor es considerado en la actualidad como el quinto signo vital, por lo que debe indagarse activamente acerca de la existencia y características de este síntoma, así como del impacto del mismo en las dimensiones funcional, mental y social del paciente mayor.

§  Es importante hacer énfasis en los órganos y sistemas que se ven comprometidos con mayor frecuencia en las personas mayores, incluyendo las siguientes manifestaciones clínicas:

-   Incontinencia urinaria.

-   Trastornos del hábito intestinal.

-   Alteraciones de la función cognitiva.

-   Trastornos del estado de ánimo.

-   Alteraciones en el ciclo sueño/vigilia.

-   Antecedentes de caídas o casi caídas.