lunes, 18 de marzo de 2013

Hipertensión Arterial: El efecto de la bata blanca

El “efecto de la bata blanca”, un fenómeno clínico caracterizado por la elevación de las cifras de tensión arterial en el entorno clínico, es una situación relativamente frecuente en las personas mayores.

Dentro de esta categoría es posible diferenciar dos tipos de condiciones: el efecto de bata blanca como tal, caracterizado por la elevación transitoria de las cifras de tensión arterial en el ambiente médico, con una prevalencia de un 15% en este grupo de edad y la hipertensión de bata blanca, un término reservado para aquellos pacientes que presentan cifras elevadas de tensión arterial durante la consulta médica (> 140/90) pero mantienen el nivel normal durante el monitoreo ambulatorio (< 135/85), con una prevalencia cercana al 25%. 

De acuerdo con lo anterior, el Consenso de Expertos de la AHA (Asociación Americana del Corazón) y la ACCF (Fundación Colegio Americano de Cardiología) sobre hipertensión arterial en el anciano, recomienda que la confirmación del diagnóstico de hipertensión incluya el monitoreo ambulatorio de tensión arterial, como una estrategia para la identificación de la hipertensión de bata blanca, en pacientes con cifras elevadas de tensión arterial en el consultorio y ausencia de lesión en órgano blanco.