viernes, 12 de febrero de 2010

El hilo del tiempo

"Y es que el tiempo de los abuelos está tejido con otro hilo, evoca el irisado temblor de las antiguas estampas de los cuentos, el tiempo maternal, tiempo de las abuelas, de mujeres tan cargadas de años que tal vez han podido librarse de las horas, mientras que el padre es el obrero del tiempo."

Gilles Lapouge

Las tres edades de la mujer


Esta obra de Klimt, exhibida por primera vez en la Exposición de Arte de 1.908, muestra tres mujeres que representan las edades de la vida, en medio de un campo con flores amarillas en el que se observan elipses doradas y negras imperfectas, fondo que recuerda a los maestros bizantinos.

En primer plano, aparece la madre con su hija en brazos, apoyando su cabeza sobre la de su retoño. A su lado, una anciana desnuda, con el rostro cubierto por el cabello, llevando su mano izquierda hacia la cara, es la representación de la vejez.

Para algunos, este cuadro es una clara expresión de la importancia de la feminidad en el autor, lo que puede ser interpretado como una "rebelión de Edipo".

Las siete edades del hombre

"La primera edad es la infancia, en la que nacen los dientes, y esta edad comienza en el nacimiento del niño dura hasta los siete años, y en esta edad al naciod se le llama infante, que equivale a decir el que no habla, porque en esta edad no puede hablar bien y formar perfectamente sus palabras, ya que aún no tiene los dientes bien ordenados ni firmes.

Después de la infancia viene la seguda edad... tiene por nombre pueritia, y es llamada así porque en esta edad está igual que está la pupila en el ojo, y esta edad dura hasta los catorce años. Sigue a continuación la tercera edad llamada adolescencia porque la persona es lo suficientemente adulta para engendrar. En esta edad, los miembros son flexibles y está preparados para desarrollarse y recibir fuerza y vigor por el calor natural. Y por esta razón la persona crece en esta edad tanto que alcanza el tamaño que la naturaleza le debe.

A continuación viene la juventud, que ocupa el lugar central entre las edades y, sin embrago, la persona se encuentra en plenitud de su fuerza, y esta edad dura hasta los cuarenta y cinco años. Esta edad es llamada juventud por la fuerza que tiene el hombre para ayudarse a sí mismo. Sigue después la senecté que está en medio de la juventud y la vejez; y en esta edadla persona no está vieja, pero ha pasado la juventud.

Después de esta edad viene la vejez que según unos dura hasta los setenta años y según otros no termina hasta la muerte. Vejez, es llamada así porque las gentes que en ella se encuentran están ansiosas ya que los viejos no tienen tanta sensatez como han tenido y dicen tonterías en su vejez...

La última etapa de la vejez es la senies, el anciano está lleno de tos y de esputos y de inmundicia hasta el momento en que vuela a las cenizas y al polvo de donde ha salido"


Isidoro de Sevilla
Tomado de Vejez y Enfermedad en el Arte. González López F. 2004

martes, 2 de febrero de 2010

2010: ¿La profecía muisca?


Como en el título de una película, exhibida recientemente en las carteleras del país, el 2010 se proyecta como un años fatídico para la salud en Colombia. La expedición reciente de una serie de Decretos que pretenden reformar la salud en nuestro país, se convierte en un grave atentado contra la prestación de los servicios de salud, la autonomía e idoneidad de la profesión médica y fundamentalmente contra la calidad de vida de los colombianos, incluidos como es obvio, nuestros adultos mayores.

Elementos como la reestructuración del POS, la limitación del acceso a determinados servicios a través de Comités Técnico Científicos, el control de la autonomía médica y la apertura a la cancelación de servicios excluidos del POS a través de mecanismos que vulneran la exigua economía de los colombianos, son tan solo algunas de las amenazas que se ciernen sobre nuestras cabezas en el 2010.