miércoles, 30 de septiembre de 2009

Los sistemas de Seguridad Social: Una mirada regional


Revisando bibibliografía en relación con el tema de la crisis de los sistemas de seguridad social en el mundo, encontré un artículo de autoría del doctor Alvaro Franco, investigador de la Universidad Nacional de Colombia, titulado "Sistemas Previsionales, Salud y Reformas en América latina", publicado en el número 3, volumen 3 de la Revista de Salud Pública de la institución mencionada, en el que se plantea un interesante debate en torno a la situación actual de los sistemas de seguridad social en la región y se analizan alternativas de intervención que podrían contribuir a mejorar la calidad de vida de la población, incluido el grupo de los adultos mayores.

Documento completo en:

La Crisis Mundial de los Sistemas de Salud: Aspectos Económicos


A menos que donantes y países en desarrollo cumplan los objetivos acordados internacionalmente para reforzar los sistemas de salud de estos últimos, el déficit de financiación alcanzará los 30.000 millones de dólares (23.511 millones de euros) al año en 2015.

Ésa es la dramática advertencia del grupo de trabajo que asesora a la "task force" creada en el marco de la ONU para velar por el cumplimiento de esos objetivos y que encabezan el primer ministro británico, Gordon Brown, y el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, con otros gobernantes de países ricos y pobres entre sus miembros.

Según el informe, aun cuando los países más pobres y los donantes cumpliesen los compromisos adquiridos en Nueva York el pasado septiembre y todos los del segundo grupo dedicasen un 0,7 por ciento de su Producto Interior Bruto (PIB) a ayuda al desarrollo, habría un déficit anual de 7.000 millones de dólares (5.485 millones de euros).

Actualmente, los países pobres invierten en salud alrededor de 24 dólares (18,8 euros) por habitante frente a los 4.000 dólares (3.133 euros) que dedican los países desarrollados, según el grupo de trabajo, dirigido por Julio Frenk, decano de la Escuela de Salud Pública de Harvard, y Anne Mills, jefa del Departamento de Salud Pública de la London School of Hygiene and Tropical Medicine.

Aun cuando la mejora de los Sistemas de Salud ha permitido reducir los casos de infección por el virus del sida y ha posibilitado un acceso mucho más amplio a las vacunas contra la malaria y la tuberculosis, hay necesidad urgente de invertir más sobre todo en formación y reclutamiento de más trabajadores de ese sector, argumentan.

Según el Banco Mundial, si persiste la actual crisis económica, entre 200.000 y 400.000 niños más morirán al año, y entre 1,4 y 2,8 millones habrán fallecido antes del 2015. Muchos países están aún lejos de cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio de Naciones Unidas en materia de salud, denuncia también el grupo de trabajo, que recuerda que, alrededor del mundo, un niño menor de cinco años muere cada tres segundos y una madre muere durante el embarazo o el parto cada minuto

Más de medio millón de mujeres mueren cada año por complicaciones del embarazo o el alumbramiento perfectamente evitables y cada minuto otras siete mil personas se infectan con el virus de inmunodeficiencia humana.

Sin el nivel necesario de inversiones en salud, más de cinco millones de niños seguirán perdiendo la vida todos los años, 56 millones de mujeres continuarán sin acceso a personal especializado durante el parto y más de un millón se infectarán con el virus del sida, advierten los asesores.

Crisis de los Sistemas de Salud: Más elementos para la discusión


Desde fines de 2008 el mundo padece los efectos de la más grave crisis económica y financiera desde los años treinta. Iniciada en los países industrializados, sus consecuencias han ido extendiéndose por todo el mundo desarrollado y en vías de desarrollo, y a través de distintos sectores, incluido el sanitario.

Según señalan las conclusiones de la reunión Consultiva de Alto Nivel de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de enero de este año, si bien la crisis afecta a todas las naciones, algunas están particularmente expuestas:

a) entre las industrializadas, aquellas que han recurrido a ayudas de emergencia del FMI, y que al momento de enfrentar la devolución de los préstamos deberán afrontar necesariamente recortes en su gasto público, incluido el sanitario. Asimismo, serán particularmente afectadas por el crecimiento negativo de sus economías y por el aumento de las tasas de desempleo.

b) entre las naciones en desarrollo, aquellas que dependen del financiamiento sanitario externo han quedado expuestas a la posibilidad de ver recortadas esas ayudas o donaciones, por la retracción del crédito, de las inversiones directas y de las remesas de inmigrantes.

En todos los casos, existe consenso en torno al hecho que las poblaciones más pobres son las más vulnerables y, en consecuencia, las primeras en verse afectadas. Sin embargo, la crisis alcanzará también a las clases medias, dado que impacta directamente en la capacidad de consumo de la población.

Un reciente estudio de Standard & Poor’s remarcó que uno de los efectos colaterales de las altas tasas de desempleo y los problemas financieros a nivel doméstico (familias endeudadas, depreciación de salarios, etc) ha sido el recorte del uso de servicios sanitarios no esenciales.

Muchos individuos optan por retrasar procedimientos o postergar tratamientos, aún enfrentándose al riesgo de contraer problemas de salud más graves. La pérdida de capacidad de pago por estos servicios de salud asimismo ha dejado a muchas familias con deudas difíciles de afrontar. Una de cada cinco familias ha tenido problemas a la hora de pagar sus cuentas médicas en el año 2008 y más de la mitad de éstas ha pedido algún tipo de préstamo para hacerlo, según informó el New York Times.

La Crisis Mundial de los Sistemas de Salud


La crisis mundial de los sistemas de salud tiene que generar una reflexión profunda en torno a la siutuación actual y al mejoramiento de la calidad de los servicios, hecho que tiene una especial relevancia en relación con la población geriátrica, dadas las condiciones de mayor vulnerabilidad frente a la enfermedad y al contexto.

Para contribuir a la discusión, transcribo a continuación, algunos fragmentos de un artículo del doctor Everardo lamprea Montealegre, investigador del observatorio del Medicamento, publicado en el boletín electrónico del medicamento:

Esquemas de financiación de los sistemas de salud

Durante la década de los 90 se presentaron en muchos lugares del mundo reformas comprehensivas de los sistemas de salud existentes para ese momento. Colombia no fue ajena a esta oleada de reformas. Un año antes de expedirse la Ley 100 en Colombia, Adam Wagstaff y Eddy van Doorslaer publican en la prestigiosa revista Journal of Health and Economics un artículo que buscaba ofrecer una matriz comparativa de los sistemas de salud en los países industrializados a partir de sus esquemas de financiación.

Este artículo, que tendría un impacto notable en la literatura especializada, establecía una diferenciación analítica entre cuatro tipos distintos de esquemas de financiación:Los sistemas financiados por impuestos públicos generales.

Los sistemas financiados por contribuciones de aseguramiento social

Los sistemas financiados por pagos de premiums de aseguramiento privados Pagos directos por pacientes. Según los autores, los 10 países escogidos en la muestra eran representativos de la totalidad de sistemas de salud existentes en el mundo industrializado para 1992. Los casos iban, pues, desde el sistema predominantemente privado de los Estados Unidos y Suiza, pasando por el sistema mixto privado/público de países como Francia y Holanda, hasta los sistemas casi 100% públicos de Dinamarca, Portugal y Gran Bretaña.

La diferencia más notable entre los casos estudiados radicaba en los sistemas de financiación que eran predominantemente públicos y aquellos que eran predominantemente privados. De la muestra, para 1992 sólo los Estados Unidos y Suiza tenían sistemas de salud que dependían predominantemente para financiarse de pagos directos por parte de los pacientes, así como de pagos (premiums) de aseguradoras privadas.

En el resto de países europeos, con excepción de Suiza, la situación era variable: en Gran Bretaña, por ejemplo, sólo el 13.5% de los ingresos del sistema era de financiación privada, de lo cual el 64% eran recursos pagados por los propios pacientes. En Portugal, casi el 40% de la financiación del sistema era privada, con un componente de casi el 100% de pagos directos de pacientes.

Mientras en Dinamarca, Portugal, España y Francia casi todos los recursos privados dependen de pagos directos de pacientes. Para 1992 en Estados Unidos la composición privada de la financiación del sistema de salud era paritaria entre pagos directos de pacientes y pagos hechos por las HMOs (el equivalente de las EPS en Colombia).

Sistemas de salud financiados por impuestos y por esquemas de aseguramiento social

Otra distinción importante planteada por los autores en 1992 era entre sistemas de salud financiados a través de impuestos y sistemas de salud financiados por esquemas de aseguramiento social. Para 1992 Francia, España y Holanda financiaban sus sistemas de salud a través de contribuciones a la seguridad social predeterminadas.

En el otro extremo, Irlanda, Dinamarca, Portugal, Suiza y Gran Bretaña financiaban los gastos de salud públicos a través de impuestos generales. Por otra parte, los gastos de la salud pública en Italia y Estados Unidos eran financiados, de manera paritaria, a través de impuestos generales y de contribuciones del sistema de seguridad social.

Estados Unidos y Suiza los más privatizados

Los autores, en su artículo de 1992 encontraron que entre los 10 países estudiados, Estados Unidos y Suiza eran los más privatizados. En el otro extremo, los países con sistemas de salud financiados casi en un 100% por recursos públicos eran Dinamarca e Inglaterra. En un tercer grupo intermedio, encontramos sistemas financiados por recursos públicos que pueden provenir mayoritariamente de sistemas de seguridad social (Francia, Holanda y España) o de gravámenes tributarios generales (Dinamarca, Irlanda, Portugal, Gran Bretaña).

Todos los sistemas de salud aspiran a la equidad

Otra conclusión general, tal vez la más importante de este prestigioso estudio, es que todos los sistemas de salud estudiados, sin excepción, aspiran a la equidad (equity). Según los autores,"que la equidad es el objetivo perseguido por los diseñadores de políticas públicas en todos los sistemas de salud, es rápidamente aparente".

A partir del análisis fáctico, los autores de este estudio concluyen que la noción de equidad de la que partían todos los diseñadores de políticas públicas era la de garantizar la prestación del servicio público de salud a todos los ciudadanos a partir del principio de "necesidad", y no del de "habilidad o disposición para pagar". Sin embargo, también concluyen los autores que la financiación de los sistemas de salud están basados en un principio de habilidad o disposición para pagar.
Los autores enfatizan en sus conclusiones que,"A partir de su trabajo empírico, investigadores de países con sistemas de salud tan dispares como Estados Unidos y Gran Bretaña coinciden en que sus sistemas adoptaron idénticas nociones de equidad en el diseño de la política pública de salud.

La mayoría de estudios empíricos sobre la prestación del servicio de salud -tanto en Estados Unidos como en Europa-coinciden en señalar que el servicio de salud debe ser prestado a partir del principio de equidad de necesidad y no en la habilidad o disposición para pagar.

Por otra parte, la mayoría de estudios empíricos sobre la equidad en la financiación parten de la premisa de que los sistemas de salud deben ser financiados a partir del principio de habilidad o disposición para pagar".Son dos grandes las conclusiones de este estudio de 1992. La primera es que la mayoría de sistemas de salud en el mundo occidental desarrollado -tanto los sistemas más estatalizados como los más privatizados-- tienen sistemas de financiación basados en el principio de equidad de habilidad o disposición para pagar, y sistemas de prestación del servicio público de salud basados en el principio de equidad de necesidad.

La segunda gran conclusión es que los sistemas más regresivos, esto es, los que asignan los recursos de manera menos beneficiosa para los sectores más desprotegidos de la sociedad, eran los más privatizados. Por otra parte, los sistemas más progresivos, esto es, los que beneficiaban en mayor medida a los sectores más vulnerables de la sociedad, eran los que tenían una mayor presencia del Estado en la prestación del servicio y en la regulación del "mercado" de salud. En esta medida, los sistemas de salud públicos eran los que podían garantizar con mayor posibilidades de éxito el principio de equidad.

Los sistemas de salud más privatizados son los más regresivos

En 1999, los autores escribieron una secuela del artículo de 1992 en la misma revista Journal of Health Economics.[4] En este nuevo estudio revisan las conclusiones a las que llegaron en su artículo de 1992 y amplían significativamente la muestra de países estudiados. Las conclusiones del artículo de 1999 son las mismas en cuanto a la clasificación de los sistemas de salud de acuerdo a las fuentes de financiación.

Así mismo, reafirman su conclusión de que los sistemas de salud más privatizados, como el Estadounidense y el Suizo, eran los más regresivos, y sistemas como el Británico o el Danés, los más progresivos.Dos años después de ser publicado el estudio de Wagstaff y van Doorslaer, Colombia estructuró un sistema que mezclaba un fuerte componente de privatización con otro de regulación e intervención estatal orientado a la garantía de la equidad. Estados Unidos, por su parte, ha mantenido casi intacto su sistema de salud privatizado tal como lo describen los autores en el artículo de 1992.

martes, 29 de septiembre de 2009

El día internacional de las personas mayores: 10 años después


A continuación transcribo el mensaje de Ban Ki - Moon, Secretario General de la Organización de Naciones Unidas, a propósito de los diez años de la proclamación del 1 de Octubre como Día Internacional de los Adultos Mayores:

This year marks the tenth anniversary of the International Year of Older Persons. Over the past decade, we intensified our efforts to build a “society for all ages” and to promote international commitment to the United Nations Principles for Older Persons. The Principles are founded on the need to build an inclusive society that emphasizes participation, self-fulfilment, independence, care and dignity for all.

To transform them into deeds, we have campaigned for policies that will enable older persons to live in an environment that enhances their capabilities, fosters their independence and provides them with adequate support and care as they age.

The motto “towards a society for all ages” was adopted in 1999 and reaffirmed at the Second World Assembly on Ageing, held in Madrid in 2002. It emphasizes the need to treat older persons as both agents and beneficiaries of development. This emphasis -- and the United Nations Principles -- take on even greater importance as the world struggles to confront global food, energy, climate, financial and economic crises.

The international community is also devoting increasing attention to the human rights of older persons. We must put an end to age discrimination, abuse, neglect and violence against older persons. I urge States to put the necessary legal protections in place, and I urge all partners to help countries develop the capacity and institutions to achieve this objective. On this International Day, let us reaffirm our commitment to the vital work of upholding the United Nations Principles for Older Persons and achieving a society for all ages.

martes, 22 de septiembre de 2009

Resúmenes: La memoria de trabajo en el anciano

Introducción

En personas mayores, el componente de la memoria de trabajo denominado ejecutivo central parece ser el más afectado, mientras que el funcionamiento del componente verbal de dicho sistema de memoria, denominado bucle fonológico, parece preservarse. No obstante, existe cierta controversia acerca de la afectación del bucle fonológico en ciertas alteraciones neurológicas, como el deterioro cognitivo leve (DCL).

Objetivo

Evaluar el funcionamiento del ejecutivo central y del bucle fonológico en personas con DCL y compararlo con el de personas mayores sanas.

Sujetos y métodos

Se observó el rendimiento de estos dos grupos en dos tareas de recuerdo inmediato de series de dígitos (directos e inversos de la escala de memoria de Weschler revisada). Resultados. El grupo con DCL mostró un menor rendimiento que el grupo sin DCL en las dos tareas evaluadas durante el estudio.

En relación con el baremo normativo de sujetos de edades similares, a diferencia del grupo sin DCL, el grupo con DCL mostró un menor rendimiento en la tarea de dígitos directos, relacionado con el funcionamiento del bucle fonológico de la memoria de trabajo.

Conclusiones

Los resultados indican una posible afectación diferencial del bucle fonológico en las personas con DCL que podría contribuir a las alteraciones de la memoria explícita o declarativa que caracterizan a éste y a otros trastornos neurológicos del envejecimiento.

Enfermedad de Alzheimer: La voz de los expertos

A continuación, transcribo algunos apartes de la entrevista llevada a cabo por la Revista de Neurología al doctor Alberto Lleó, jefe Clínico de la Unidad de Memoria. Servicio de Neurología. Hospital de la Santa Creu i Sant Pau. Barcelona, con motivo de la celebración del Día Mundial del Alzheimer 2009:

A pesar que hace más de 100 años de la descripción de las lesiones cerebrales características de la EA, todavía estamos discutiendo cuáles son las causas de la demencia que padecen los pacientes. Los avances en la investigación han sido enormes en los últimos años, aunque éstos no se han traducido en un mejor tratamiento para los enfermos. Se han aclarado aspectos cruciales sobre la fisiopatología de la enfermedad y se han iniciado los primeros ensayos en humanos con potencial de enlentecer o detener la progresión (disease-modifying).

Varios factores explican esta situación entre ellos que la enfermedad tiene un largo periodo presintomático, la ausencia de biomarcadores fiables para realizar un diagnóstico en estadios presintomáticos o paucisintomáticos, y que todavía no tenemos la certeza de cuál es la diana terapéutica adecuada.

El descubrimiento de nuevos genes es de gran importancia para nuestro conocimiento y, sin duda, representa un gran avance. Por otro lado, la presencia de investigadores españoles en el estudio es un motivo de satisfacción. Hay que tener claro que este descubrimiento influye poco, al menos a corto plazo, sobre el tratamiento o el número de casos de EA existentes, a diferencia de lo publicado en la prensa ordinaria.

El papel que juegan la patología beta-amiloide o tau en la EA todavía es un tema extremadamente controvertido y uno puede encontrar defensores de ambas tesis. Uno de los argumentos más sólidos que refuerzan la hipótesis amiloide es la presencia de familias con mutaciones en el gen de la APP (que es el precursor del beta-amiloide que se encuentra en las placas amiloides) que padecen EA mientras que las mutaciones del gen MAPT (codifica para la proteína tau) provoca demencia frontotemporal.

No obstante, ambas tesis no son excluyentes y es posible que ambas patologías (amiloide y tau) jueguen un papel en momentos diferentes de la enfermedad. Así se hipotetiza que la patología amiloide podría representar un fenómeno muy inicial de la enfermedad que, en combinación de patología tau (más tardía), acabe provocando neurodegeneración y, finalmente, muerte neuronal y pérdida de sinapsis que acaba produciendo los síntomas.

Entrevista completa en:

Post it: Alzheimer y el recuerdo

La Agencia de Publicidad Gruetzi, junto con la Fundació Uszheimer, ha recibido el primer premio por su pieza “Post-it”, otorgado por el Departament d’Acció Social i Ciutadania de la Generalitat de Catalunya en motivo del Concurso “Dissenya per l’Alzheimer”, que conmemora cada 21 de septiembre el Día Mundial de esta enfermedad. El objetivo de este anuncio es la concienciación social sobre el Alzheimer, a través de involucrar al lector en una idea que refleja le necesidad que tenemos todos de recordar.

El día Mundial del Alzheimer


Fuente: DOYMA

Bajo el lema "No hay tiempo que perder", la organización Alzheimer's Disease International (ADI) organizó este 21 de septiembre una nueva edición del Día Mundial del Alzheimer, que se centra este año en las realidades de la vida de los afectados por este tipo de demencia.

Según la ADI, en el mundo hay 24 millones de personas y más millones de familiares que conviven diaramente con el gran reto que representa padecer esta enfermedad y atender a los afectados, a lo que hay que añadir el persistente estigma asociado a la demencia. En este contexto, el lema escogido tiene que ver con la necesidad de actuar rápidamente para que la voz de las asociaciones llegue a todas partes.

Igualmente, se destacó que, "aunque desgraciadamente no hay un fármaco que cure esta enfermedad degenerativa", "se ha mejorado mucho el tratamiento gracias a las terapias cognitivas". Indicó que con estas terapias se trata de estimular al máximo las capacidades que aún conserva el paciente, de tal manera que se retrasa el daño que produce el Alzheimer en el paciente.

"En el caso de que el paciente sepa escribir su nombre, pues que lo escriba cada día; si puede comer solo, que lo haga... Trataremos que mantenga unas condiciones básicas para que tenga cierta calidad de vida", añadió, apuntando que "la enfermedad del Alzheimer es una escalera de bajada con rellanos, y con la terapia de estimulación tratamos de que el rellano sea lo más largo posible hasta el siguiente escalón".

También se hizo un llamdo a que se realice una revisión periódica a la población en situación de riesgo de padecer esta enfermedad, de tal manera que se detecte de manera precoz. "No curaremos, pero comenzaremos a estimular a esa persona, a preparar a esa familia y a ahorrar dinero".

El perfil de los cuidadores de estos enfermos suele ser el de mujer, de entre 45 y 65 años, casada, con estudios medios y que dedica cerca de 732 horas al mes al cuidado del enfermo, "lo que supone 8 veces más que el cuidador de una residencia", explicó Selmes para quien se trata de una enfermedad que "sólo se cura con cariño, algo que no puede dar una residencia, sino sólo el entorno familiar".

La enfermedad de Alzheimer

Día Mundial del Alzheimer


El 21 de septiembre se celebra el día mundial del Alzheimer, evento institucionalizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y auspiciado por Alzheimer’s Disease Internacional (ADI) en 1994 para dar a conocer y difundir la enfermedad, solicitando el apoyo y la solidaridad de la población en general, de instituciones y de organismos oficiales.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

La relación Médico - Paciente en el anciano


A propósito del tema relación médico - paciente en el anciano, el doctor Carlos Reyes - Ortiz y otros colegas publicaron en la revista Colombia Médica, una revisión sistemática, orientada a establecer los factores que inciden en el éxito o el fracaso de la misma, de la cual, transcribo a continuación, algunos párrafos que cobran hoy en día, mayor vigencia que hace una década, tiempo en el cual fue desarrollada por los autores:

"El encuentro entre el médico y el anciano tiene varios factores que intervienen en el desarrollo de una relación profesional adecuada o inadecuada. Las actitudes, estereotipos o mitos en ambos protagonistas, médico y anciano, pueden afectar este encuentro. La gerofobia por parte del médico, o las falsas creencias acerca de la enfermedad en el paciente, también lo pueden alterar. Así mismo, puede haber barreras culturales que afectan la relación. En cambio, por lo general, las actitudes positivas la facilitan.

Para entender la dinámica de la relación médico-paciente anciano, se necesita un conocimiento más específico acerca de los fenómenos psicológicos entre el médico y el anciano. En esta relación humana y profesional hay respuestas emocionales bilaterales conscientes o inconscientes que pueden facilitar o entorpecer su desarrollo.

Los fenómenos psicológicos descritos son la transferencia, la contratransferencia, el "rapport," la empatía, y la resistencia. Las contratransferencias son las reacciones emocionales del médico hacia el paciente anciano, como sentimientos (frustración) y conductas (rudeza, acortamiento del encuentro).

Cuando el médico no reconoce esta clase de respuestas, afectan en gran forma su relación con los pacientes. Las transferencias son las emociones del paciente anciano hacia el médico (sentimientos positivos o negativos). La empatía es la habilidad del médico para recibir y decodificar la comunicación afectiva de su paciente anciano, ello puede permitir el entendimiento de los sentimientos del paciente.

El "rapport" incluye el estado de mutua confianza y respeto entre el médico y el paciente anciano. Las resistencias son las reacciones del paciente anciano en contra de la relación con el médico o del tratamiento. Por último, el entendimiento de estos fenómenos psicológicos es esencial para una adecuada relación profesional con los ancianos.

La comunicación entre el médico y el anciano es compleja. Incluye la comunicación verbal y el lenguaje no-verbal. Se necesitan habilidades relacionales, verbales y sobre todo no-verbales por parte del médico. Un número importante de ancianos tiene dificultades auditivas, visuales, o del habla que conducen a estrategias especiales para comunicarse con ellos.

En las decisiones clínicas con los ancianos se presentan dilemas éticos. Los mayores dilemas tienen que ver con las medidas para tratamientos de sostén de la vida o en pacientes terminales. En esto es preferible comprometer al mismo paciente, cuando es posible, y a la familia o a sus representantes legales."

Artículo Completo

El lenguaje médico: Dificultades en el manejo del paciente anciano


Con frecuencia se hace referencia a la mala calidad de la escritura de los profesionales de la medicina, haciendo énfasis en las dificultades para su comprensión por parte de los pacientes por medio de la expresión peyorativa "letra de médico".

Independiente de la veracidad o no de las afirmaciones en tal sentido y de las dificultades que puede generar en la comprensión de las instrucciones por parte del paciente, especialmente en el caso de los ancianos, existe otro elemento fundamental de la comunicación en el que con frecuencia, se presentan dificultades de igual magnitud, o aún mayores, que las escriturales: el ámbito de la comunicación verbal.

Y es que la jerga utilizada con cierta prepotencia por parte de los médicos, para darse un aire de pretendida importancia frente a los pacientes o a otros individuos legos en la medicina, dista mucho de ser el vehículo de comunicación adecuado para transmitir la información requerida para la comprensión de la enfermedad y aún más grave, para la práctica adecuada de las medidas necesarias para la recuperación de la salud.

Este hecho se ve agravado, en el caso de los adultos mayores, por otros elementos que dificultan la comunicación con el médico, incluyendo dificultades visuales, auditivas y cognitivas, que dan lugar a múltiples errores en el manejo de sus alteraciones de salud: adquisición de prescripciones erradas, utilización inadecuada de los medicamentos, administración de dosis equivocadas, entre otros.

viernes, 11 de septiembre de 2009

La Agonía y la Muerte Asistida: La visión de un Anestesiólogo Oncológico

El doctor Tulio Velásquez, anestesiólogo oncológico, presenta un interesante artículo acerca de la etapa final de la vida y los efectos de la muerte asistida en estos pacientes, del cual transcribo a continuación algunas reflexiones de interés:

"Al sufrir una enfermedad terminal, la persona afectada se tiene que enfrentar al hecho de morir en un tiempo muy corto. Esto lleva a ese individuo a plantearse una serie de interrogantes: ¿habrá dolores severos?, ¿será larga la agonía?, ¿la familia sufrirá mucho al estar a mi lado?, ¿es legal, moral y éticamente aceptada la muerte asistida (eutanasia)?, ¿hay opciones para morir apaciblemente?

Para comenzar, tendríamos que iniciar hablando de que la agonía o los últimos días de vida es el fenómeno que precede a la muerte cuando ésta ocurre en forma lenta; tal situación se manifiesta por un deterioro físico severo, debilidad extrema, trastornos de la conciencia, dificultad para la ingesta de alimentos o líquidos, incapacidad para relacionarse con otras personas, postración. Al identificar en forma correcta esta agonía, se produce un cambio en la actitud profesional del médico a cargo, ya que va a aplicar mayores medidas de intervención y a detectar nuevas necesidades en la fase agónica, las cuales se reflejarán en el plan de tratamiento y cuidados.

Al ver que un paciente se va deteriorando progresivamente y que a pesar de seguir con un esquema de tratamiento no presenta mejoría alguna, conviene hablar con el paciente y su familia y exponer lo que pasa. No hay que temer a la reacción de ninguno de los miembros porque lo que las personas quieren es que su médico les hable con franqueza y sinceridad, sin ocultar ni engañar a ese ser querido que se encuentra enfermo.

Al mencionar esta situación, tenemos que explicar todas las posibles opciones que se pueden esperar en el transcurso de esta etapa de agonía, pero a la vez hay que darles todas las probables soluciones para así evitar la aparición de situaciones que produzcan un mayor grado de ansiedad en la familia.

Por todo esto, los médicos paliativistas y algólogos deben ser capaces de aliviar dolores severos mediante el uso racional de medicamentos analgésicos (desde antiinflamatorios, opioides débiles y fuertes, así como coadyuvantes) ya establecidos en la escalera analgésica de la OMS. No sólo hay que enfocarse en el aspecto físico, debemos dar importancia al psicológico, social y espiritual del paciente y su familia, ya que si tomamos en cuenta todas estas facetas, la comodidad y grado de satisfacción que se brinda es mucho mayor".

Artículo completo en:

El anciano y su relación con la familia en Colombia


Revisando el tema de la relación familiar del anciano con su familia, encontré un estudio, llevado a cabo en Colombia para conocer acerca de los referentes de la vejez en diferentes grupos de edad, que recoge una serie de relexiones en torno a la condición familiar y social de los ancianos, del cual transcribo a continuación algunos apartes que considero muy interesantes como motivo de reflexión:

"Este grupo (los ancianos con restricciones familiares de convivencia), representa el 50% de la población vieja entrevistada, principalmente la residente en áreas urbanas, de ellos, la mayoría pertenece a estratos medios y bajos en los cuales, las condiciones de vivienda (cualitativas y cuantitativas) o las permanentes rupturas familiares y sucesivas recomposiciones de las relaciones de pareja, o los conflictos generacionales producidos por las diferencias en la escala de valores y las actitudes ante la vida, agregadas a las dificultades económicas, producen un tratamiento restrictivo o conflictivo con el viejo en cuanto a: respeto, obediencia y cuidado del mismo".

De lo anterior "se desprende que el tratamiento despectivo, indiferente o cruel que la familia y la sociedad dan a la mayoría de los viejos del país no corresponde exclusivamente a una situación de pobreza, aunque las condiciones económicas tienen un papel importante. Se trata más bien de una visión sociocultural de esta etapa del ciclo vital que se origina en los procesos de socialización primaria y secundaria de la población y se refuerza a través de los medios masivos de comunicación".

Ese desinterés explica la carencia o la incoherencia de las políticas sociales de bienestar social y la imposibilidad de hacer cumplir las leyes establecidas o las que puedan establecerse en el futuro para tal efecto.

Sin palabras...

Política Nacional de Envejecimiento y Vejez


La Ley Nacional del Plan de Desarrollo 2006-2010 (Ley 1151 de julio de 2007), determina que el Ministerio de la Protección Social, debe llevar a cabo el proceso de definición y desarrollo de la Política Nacional de Envejecimiento y Vejez.

Dicho proceso se ha venido realizando desde el año 2003, con la participación de múltiples grupos de interés, como: la academia, la sociedad civil organizada a través de asociaciones de personas mayores, instituciones prestadoras de servicios sociales y de salud para las personas mayores, las diferentes instancias del gobierno como los ministerios, los institutos descentralizados, profesionales independientes, investigadores y estudiosos del tema, así como las entidades territoriales del orden municipal, distrital y departamental.

Toda la información en:

www.quindio.gov.co/.../POLíTICA_NAL._DE_ENVEJECIMIENTO_Y_VEJEZ.doc

La salud: ¿Un derecho fundamental?


La Sala Segunda de Revisión de la Corte Constitucional, profirió la Sentencia T-760 de 2008, donde resolvió veintidós acciones de tutela, en las que se solicitaba proteger el derecho a la salud. Veinte de ellas, fueron presentadas por personas que requerían acceder a un servicio de salud. Las dos restantes fueron presentadas por una EPS (Sanitas) que pedía al Ministerio de la Protección Social, en un caso, y al Consejo Superior de la Judicatura, en otro, que se ajustara la regulación en materia de recobros al Fosyga.

La Sentencia T-760 de 2008 tiene 411 páginas, en la cuáles se incluyen dos anexos (uno con los antecedentes detallados de cada uno de los casos y pruebas decretadas por la Corte, y otro con la génesis y evolución del derecho a la salud en el ámbito internacional e interamericano, principalmente de los tratados que forman parte del bloque de constitucionalidad). En la sentencia se resuelven 13 problemas jurídicos, nueve de ellos derivados de los casos concretos, 4 de ellos atinentes a las fallas en la regulación y en la vigilancia del sistema de salud.

A manera de resumen, La Corte Constitucional reiteró que “el derecho a la salud es fundamental”. Ello no significa que sea absoluto. Sin embargo, como cualquier derecho fundamental, la salud tiene un núcleo esencial que debe ser garantizado a todas las personas. Además, el ámbito de dicho derecho puede ser objeto de limitaciones que, para ser admisibles, deben estar justificadas a la luz de los principios de razonabilidad y proporcionalidad.

Dice la Corte que el derecho fundamental a la salud, comprende, entre otros, “el derecho a acceder a servicios de salud de manera oportuna, eficaz y con calidad, una utopía que parece alejarse cada vez más de la realidad.

Más información:

jueves, 3 de septiembre de 2009

¿Y los personajes de historietas?

¿Los Super Héroes también envejecen?

Depresión: La epidemia silenciosa


En 20 años, la depresión se convertirá en la enfermedad que más padecerán los seres humanos, superando al cáncer y los trastornos cardiovasculares, afirma la Organización Mundial de la Salud (OMS). Según la organización, este trastorno mental será el mayor problema de salud para las sociedades, tanto económica como socialmente.

Y sin embargo, agrega la OMS, la mayoría de los países en desarrollo actualmente sólo gastan menos de 2% de sus presupuestos nacionales en servicios de salud mental. La advertencia fue hecha durante la primer Cumbre Global de Salud Mental que se lleva a cabo en Atenas. Durante la reunión de cinco días se espera debatir lo que los organizadores llaman la crisis en los servicios de salud mental en el mundo.

Según la OMS, actualmente más de 450 millones de personas están directamente afectadas por algún trastorno o discapacidad mental, y la mayoría de éstas viven en los países en desarrollo."Las cifras de la organización muestran claramente la magnitud del problema y sus probabilidades de que sea cada vez más grande" dijo a la BBC el doctor Shekhar Saxena, del Departamento de Salud Mental de la OMS.

"Tanto es así que en 2030 la depresión será, entre todos los trastornos de salud, el que causará la mayor carga de salud", agrega. Cuando se habla de "carga", explica el experto, se considera la medida de años perdidos de vida debido a una muerte temprana o a una discapacidad severa causadas por una determinada enfermedad, que en este caso es la depresión.

El doctor Saxena afirma que la depresión actualmente es mucho más común que otras enfermedades más temidas, como el VIH-Sida o cáncer, no obstante, agrega el experto, la depresión es uno de esos temas de los que la gente no suele hablar mucho, sobre todo cuando la persona es la afectada. "La llamamos la epidemia silenciosa porque a menudo pasa sin ser reconocida" dice el psiquiatra de la OMS.