sábado, 17 de enero de 2009

Fragilidad en el anciano

El último número de la revista Española de Geriatría y Gerontología incluye un interesante artículo de los doctores María Luisa Martínez, Juan Ignacio González y Ángel Otero en el que se plantea una valiosa reflexión en relación con el concepto de fragilidad en el anciano.

De acuerdo con los autores, el término es objeto de interés y debate en el campo de los cuidados geriátricos, sin embargo, no existe una definición consensuada que permita congregar a los diferentes profesionales en relación con el tema. Los resultados del estudio llevado a cabo por los autores y obtenidos a partir de entrevistas a profesionales responsables de la atención de ancianos en las áreas 2 y 5 de la comunidad de Madrid, indican que existen distintos enfoques para definir al anciano frágil, los cuales se pueden agrupar, al menos, en 5 tendencias diferentes: disminución de la reserva fisiológica, pérdida de autonomía funcional, deterioro cognitivo, presencia de enfermedades crónicas y otra minoritaria que no contempla el concepto.

Del mismo modo, el artículo destaca la consideración de la fragilidad como un estado multifactorial en el que se otorga distinto peso a los factores biológicos, psicológicos y sociales según el tipo de profesional consultado. La diversidad conceptual del término fragilidad no facilita la comparación entre los diferentes estudios, por lo que es necesario alcanzar una definición operativa de fragilidad que sea aceptada por los distintos profesionales ligados a los cuidados geriátricos y gerontológicos.